Averigua porqué sientes ansiedad

Actualizado: jun 17



Dolores, estados ansiosos, estrés, enfermedades todas esas cosas tienen un fin. Nuestro inconsciente ha encontrado un camino para ser escuchado. Si pudiéramos compararlo, sería como la fiebre. Sí, porque la fiebre es el mecanismo que tiene nuestro cuerpo para decirnos que hay una infección. Entonces, la ansiedad o la depresión son como la fiebre, es decir, son el camino que ha encontrado nuestra mente o nuestra psiquis para decirnos que hay un “problema”, aunque yo prefiero decir que es una oportunidad más que una dificultad.

En Chile el 45, 4 % de las mujeres sufren de depresión o ansiedad. Sí, es increíble pensar que sea tan alto, pero lo que es más importante aún es que ese porcentaje de mujeres está diciéndose a sí misma: “oye, escúchame, ponme atención, tenemos que trabajar un tema y resolver esto”.

Eso que hay que solucionar, es aquello que significa energéticamente la ansiedad o la depresión, y aunque tú no me creas, los estudios muestran que ambas alteraciones son 2 caras de la misma moneda.




La ansiedad se produce por pensamientos y creencias negativas que ocurren cuando tenemos la tendencia a vivir en el futuro. Me gustó mucho una frase que leí, decía “la ansiedad es cuando la mente que va más rápido que la vida”. Por otro lado, la depresión es lo contrario, vivir del pasado, quedarse pegada a algún evento que no pudimos superar y que nos consume la energía vital.

En la ansiedad, la mente quiere vivir en el futuro, se adelanta y se sale del “aquí y ahora”, del presente. Es decir, que cada vez que sentimos ansiedad estamos viviendo en el futuro y nos sentimos mal por algo que no ha pasado y quizás nunca pase. Nos sentimos mal porque queremos mantener el control sobre lo que viene, deseamos anticiparnos para tener todo en orden. ¿Para qué controlarlo todo, incluso lo que no ha pasado?

Louise Hay, precursora de los libros de autoayuda, indicó que la causa probable de la angustia es la “falta de confianza en el proceso de la vida que fluye”. En pocas palabras:


1. No estamos en el presente.

2. Desconfiamos de nuestras capacidades.


Vamos más profundo en el análisis. A la base de la inseguridad está la falta de valoración o de amor


propio. (tema que ya hemos desarrollado en otro artículo llamado “¿El amor propio asegura el éxito de tu relación?), entonces, la baja autoestima se traduciría, además, en ansiedad.

Lisa Bourbeau, planteó que “la ansiedad es un bloqueo físico sin motivo aparente, ya que la persona vive en la dolorosa espera de un peligro impreciso e imprevisible”. Es decir, nos preocupemos, nos ponemos ansiosas porque tratamos de controlar algo que ni siquiera podemos prever.

Emocionalmente, la persona no logra vivir el momento presente y eso es una capacidad que se le ha bloqueado. ¿Y eso por qué? Bueno, porque algo en su pasado, se lo ha enseñado de algún modo.

Una persona que vive en el futuro anticipando posibles escenarios tiene una gran creatividad, lo negativo es que le conduce hacia los pensamientos recurrentes, repetitivos o automáticos y que son muy dañinos para nuestra salud y equilibrio mental. Lo bueno es que ya sabemos qué hacer, pues lo conversamos en el artículo “5 pasos para un détox mental”.

Así que, cuando te sientas ansiosa recuerda que son bloqueos y anticipaciones que no te ayudarán a menos que vuelvas al presente y te ocupes en vez de preocuparte.


Desata el nudo hoy, no mañana...


#DétoxMental

#DétoxDeVida

#TerapiasAlternativas

#Ansiedad

#AmorPropio

49 vistas