¿Quieres cambiar una reacción? Entonces, programa tu cerebro




Hemos conversado en múltiples ocasiones respecto de lo importante que es nuestra mente y de los efectos que ésta tiene en nuestra vida cotidiana. Influye a nivel de percepciones, pensamientos, recuerdos, análisis, etc. nuestra mente y su correspondiente físico, el cerebro, juegan un papel protagónico en nuestra cotidianeidad.


En nuestra mente, consciente e inconscientemente, están grabadas múltiples situaciones que condicionan las reacciones que tenemos. Desde la emoción que sentimos al escuchar una canción, los recuerdos que se gatillan al oler un perfume o la satisfacción que nos provoca comer la receta de comida que era la especialidad de la abuela.


Y ¿Qué pasaría si te digo que podemos cambiar algunas de nuestras reacciones programando nuestro cerebro tal como si fuese un computador de última generación? ¿Te parecería muy descabellada esta idea?


Eso ocurrió en la década de los 70, en California, cuando John Grinder, de orientación lingüista, y Richard Blaner, del área de las matemáticas y terapeuta gestáltico, propusieron la Programación Neuro- Lingüística (PNL).



Si ya te estás preguntándote qué es eso de la Gestalt, te cuento, a groso modo, que es una corriente de la psicología que surgió en Alemania. Plantea que la percepción es la base de todos las demás procesos y habilidades mentales de orden superior como lo es el pensamiento o la memoria.


Una vez que nuestro cerebro percibe, a través de los órganos de los sentidos, la información del medio ambiente que nos rodea es el cerebro el que se encarga de interpretar, bajo ciertos patrones y leyes, el significado de dichas percepciones. Es decir, cuando vemos o escuchamos algo, por poner un caso, nuestro cerebro busca en el repertorio de experiencias si esos estímulos captados son conocidos y si se les puede atribuir algún sentido o significado familiar. Si lo tiene lo asigna. Pero si resulta desconocido lo asociará a lo más parecido que encuentre.


No quiero adentrarme en las leyes que fundamentan la Gestalt, que para mi gusto son muy entretenidas; solo quiero entregarles las información básica que les permitirá entender desde donde se toman los elementos que conforman la PNL. Pero algo que estoy segura que la mayoría puede haber visto alguna vez, son las imágenes gestálticas típicas como las que te muestro a continuación.



Nuestro cerebro es un buscador de sentidos


El cerebro tiende a percibir algo como foco principal a lo que se le llama figura y todo lo demás pasa a ser el fondo. Puedes ver que en la primera imagen puedes ver las copas o las caras, pero no ambas al mismo tiempo, depende lo que elijas que sea la figura o foco principal.



En la segunda imagen, ¿qué ves? un saxofonista o la cara de una mujer.



Por último, ¿percibes una mujer joven o una mujer vieja?



La Programación Neurolingüística (PNL) es un conjunto de habilidades cognitivas y técnicas que nos permiten sentir, pensar y actuar de la manera más efectiva posible en cada aspecto de nuestra vida. La PNL nos permite usar algunas herramientas que cambian el comportamiento de las personas logrando que tengan una mejor calidad de vida, ya que antes reacciones que nos desagradan o sentimientos desagradables podemos cambiarlos a través de la utilización de algunas técnicas muy potentes pero sencillas que la PNL pone a nuestra disposición.


Como puedes observar en el propio nombre de la PNL consta de tres etapas fundamentales: programación de nuestra parte neurológica a través del lenguaje. Dicho de otro modo, programamos al cerebro a través del lenguaje. Si programamos al cerebro lo hacemos también en sus reacciones, de manera que sean foco las reacciones que queremos cambiar.



Programando nuestro cerebro


Les propongo el siguiente ejemplo para ser más concreta aún. Vas conduciendo tu auto y el semáforo se pone en rojo. Observas la luz roja (con el sentido de la vista) o parte neurológica y el cerebro lo traduce a un significado usando palabras o el lenguaje: “tengo que frenar” (Lingüística) y entonces frenas. Tu programa mental ha traducido a un acción lo que tus ojos han percibido: apretar el freno con el pie derecho.


Entonces PNL, P de programación, N de neuro y L de lingüística. Explicaré un poco más cada elemento.


PROGRAMACIÓN: creamos programas mentales que nos ayudan a organizar nuestra experiencia para conseguir nuestros objetivos.


NEURO: hace referencia a la manera en cómo nos relacionamos con el mundo, ya que toda experiencia es el resultado de procesar neurológicamente las representaciones que nos hacemos de la realidad, así como las percepciones que recogemos a través de los sentidos.


LINGÜÍSTICA: se refiere a cómo utilizamos el lenguaje verbal y no verbal para darle sentido a nuestras experiencias.



Nos comportamos según estamos programados


Básicamente sería así: las personas recogemos información de nuestro entorno de manera consciente e inconsciente a través de nuestros sentidos, y a partir del estímulo percibido, organizamos datos sensoriales para crear una representación o idea (“mapa mental”) de lo que hemos captado.



La PNL también nos muestra que hay 3 maneras básicas de captar o aprehender el mundo. Por los ojos, llamados visuales. Por los oídos, llamados auditivos. Por el cuerpo (piel y todos los sentidos) llamados kinestésicos


Puedes darte cuenta de cual eres, con cierta facilidad ya que a pesar de que contamos con los 3 tipos habitualmente uno de ellos es más fuerte. Tanto que lo incluimos en nuestro lenguaje. Me explico:


Vas por la calle y te encuentras con un(a) amiga(o), luego de conversar y quieres volver a encontrarte con él o ellas y…


Los visuales dirían: “nos vemos”, los auditivos dirían “hablamos” y los kinestésicos dirían “nos juntamos”.


Qué le dirías tú, ahí puedes saber qué modo es más importante en ti para captar el mundo.


Más datos para descubrirlo. Como los visuales captan el mundo por los ojos, los colores y las formas son muy importantes, pudiendo recordar con claridad como vestía una persona. Los auditivos, como captan en mundo por los oídos no recordarán nada de la ropa, pero podrán decir con detalle lo que conversaron. Y los kinestésicos que captan el mundo por el cuerpo, podrán decir lo que hicieron, dónde estaban.



Usemos la PNL a nuestro favor


Cambiemos una conducta complicada a través de una técnica de PLN llama ANCLAJE, por ejemplo, la rabia que no nos deja reaccionar asertivamente y conversar un problema.



Pasos para el ANCLAJE


1. Elige una reacción que quieras cambiar, inicia con algo sencillo como la rabia que te da cuando te interrumpen al hablar.


2. Identifica si eres visual, auditivo o kinestésico.


3. Elige una pista que anclarás a la nueva conducta que quieres cambiar, por ejemplo, si eres visual puede ser una imagen. Si eres visual una canción y si eres kinestésico un movimiento discreto.


4. Identifica el opuesto positivo de la conducta que quieres cambiar, por ejemplo, si es rabia su contrario sería paz.


5. Identifica una situación que hayas experimentado realmente y que te dé la sensación de paz, que buscas según el ejemplo anterior.


6. Revive nuevamente, con lujo de detalle, la situación de paz al mismo tiempo que cantas la canción o imaginas el paisaje o haces el movimiento discreto. Esto permitirá anclar la sensación deseada (paz) con la pista elegida (canción, paisaje o movimiento discreto). Se debe ejercitar diariamente y varias veces al día, dicho anclaje hasta que sea automática la reacción de paz. Es decir, canto y siento paz, veo la imagen y siento paz, etc.


7. Finalmente, ante una situación de rabia y antes de reaccionar mal, repite tu anclaje programado (canta sintiendo paz, etc.), lo que cambiará en tu cerebro la rabia por paz y podrás reaccionar con tranquilidad para conversar por qué te da rabia.


Si logras este anclaje podrás ir trabajando con otras respuestas más difíciles de cambiar. No pierdas las esperanzas y se constante para obtener resultados.

Buena suerte

14 vistas0 comentarios