¿No te gustan las fiestas de Fin de año? descubre 3 razones de por qué puede ser




Se viene el fin de año, con sus celebraciones y ritos. Para algunas personas este período es de alegrías y bienestar. Coordinan ricas cenas, decoración, regalos, amigos secretos, vestimentas espaciales, sacan muchas fotografías y todo es alegría. No obstante, para otras el fin de año, con todo lo que implica, les genera malestar, andan más irritables e incluso se bromea con ellos como si fuesen el grinch. Si eres de estas personas y no sabes por qué te sucede esto cada fin de año en este artículo te comento 3 posibles razones.


La llegada de un año nuevo marca un período de tiempo en el cual las personas y los medios noticiosos comienzan a hacer los famosos recuentos de fin año, típico, lo bueno y lo malo del 2020 o qué nos dejó este el año 2020.


Es evidente, que este año ha sido, por mucho, uno de los más complejos que nos ha tocado vivir. La pandemia trajo consigo enfermedad, problemas económicos, distanciamiento, etc. Pero, para mi gusto no todo ha sido negativo, nunca es todo bueno o malo. Todo tiene al menos 2 lados… Este año nos ha dejado reflexiones, aprendizajes, valorar lo básico que necesitamos para vivir y nos ha dado la posibilidad de soltar lo accesorio y centrarnos en lo que realmente importa y necesitamos para estar bien, el amor.


Si embargo, no quiero hacerme partícipe en este artículo de las típicas reflexiones de fin de año. Lo que deseo es tratar de entender por qué para algunos cada fin de año es difícil, triste, doloroso o irritante.


Comenzaré el análisis observando lo obvio, el fin de año es la constatación del cierre de un ciclo, dado por un plazo (365 días). Cuando iniciamos el año, en general lo hacemos proponiéndonos metas que deseamos alcanzar durante el nuevo período.


Cuando notamos que el tiempo dado se nos acaba se gatilla la sensación de malestar, te has preguntado por qué. Bueno, por varios motivos que mencionaré a continuación:


1. Porque implica el cierre de un ciclos.


Para algunas personas el fin de año es difícil porque implica obligatoriamente realizar un cierre de procesos, temas, relaciones, etc. es decir, de uno o más ciclos. Cada cierre implica el fin o muerte de este y, por lo tanto, se tiene de manera consciente o no la vivencia de pérdida o duelo y todos saben que los duelos duelen, aunque también es cierto que no todos viven de igual forma los duelos o que les afectan de la misma manera. Sin embargo, casi inconscientemente se ven obligados a enfrentar algo que no desean o para lo cual no se sienten preparados porque causará dolor y todos instintivamente evitamos lo evitamos.


Por otro lado, al no cerrar un ciclo es como si una llave de agua tuviera una gotera. Todos saben que teniendo una gotera la cuenta del agua subirá, es decir, se sabe que hay una consecuencia y, por ello, apura el reparar la llave. Entonces, con los ciclos o los procesos personales pasa lo mismo, habrá consecuencias o repercusiones si lo dejamos sin cerrar y éstas suelen afectar en lo personal.


Cerrar ciclos puede ser difícil


Entonces, aunque no es algo que prefieran las personas de algún modo hacen frente al cierre del año.


2. Implica un análisis de lo vivido.


Cuando se aprecia que el fin de un proceso se aproxima, se inicia el análisis de cómo fue ese camino recorrido. Esto implica volver a mirar aquellas experiencias que tuvieron lo que puede traer consigo asociado el revivir el malestar o tristezas asociadas a dichas experiencias. Cuando han sido muy dolorosas, el cerebro actúa protegiéndose y se activan los mecanismos de defensa creados para ello, habitualmente aparece la negación de los hechos y emociones o se evita revivirlos por lo que aparece la ansiedad o la angustia, que anticipan que se corre el riesgo de enfrentar eventos que pueden causar dolor. Entonces, al analizar el año o al pensar en hacerlo se sufre porque se vuelve a revivir el dolor o porque no se quiere volver a sentir.




Analizar el año viejo puede hacer revivir

el dolor que creíamos superado.


3. Enfrentar la realidad difícil o dolorosa.


Para aquellos que están con dificultades en sus relaciones interpersonales más cercanas se les hace patente que las cenas de fin de año, los regalos y momentos mágicos que la mayoría vive no será parte de su historia lo que les puede causar más tristeza, rabia y frustración.


Las personas saben que las discusiones los han llevado a alejarse de la familia o de la pareja o ellos se han alejado y esto es una realidad desagradable para cualquiera.


El intercambio de regalos en navidad y las fotografías que todos suben en redes sociales sobre lo genial de sus vidas, sumado a la cena y fiesta de año nuevo, con sus correspondientes imágenes impactan en la psiquis y se traduce en pensamientos y emociones que no siempre son las más positivas. Aparecen cuestionamientos, culpas y remordimientos.


¿Cómo cerrar ciclos?


Ya decíamos que cuando queda un mes o menos para que se acabe el año e incluso a muchas personas le pasa previo a la celebración de su cumpleaños, se sienten mal, poco tolerantes o irritables.


Ya se sabe que tiene que ver con la manera en que están viviendo el cierre de un ciclo.


Hay muchas maneras en que esto se puede enfrentar. Aquí te sugiero una fórmula que te permitirá enfrentar el cierre de cualquier proceso personal y crecer a nivel personal:


Reconocer-aceptar- agradecer- soltar


I. Reconocer cronológicamente cada hecho que te ha marcado (positiva o negativamente) durante el año, esto ayudará a hacer frente y no evadir. Recuerda que enfrentar es el primer paso para sanar.


El hecho de identificar qué sucesos te han marcado, reconociendo el grado de responsabilidad que has tenido en cada uno, si te has equivocado no importa ya que reconocerlo para ti es la mejor manera de iniciar este camino. Para esto, te invito a que lo hagas solo, en un lugar tranquilo y permítete reconocer en tus acciones tus aciertos o desaciertos ya que si has errado es parte de ser humano.


“Si no estas cometiendo ningún error no estas innovando. Si estás cometiendo los mismos errores no estás aprendiendo”

Richard Warren







II. Aceptar aquello que hemos vivo, sentido, pensado y hecho. Dejar ir incluso lo negativo que has hecho o te ha sucedido da la capacidad de aferrarse a lo que verdaderamente construye en la vida.


Los seres humanos necesitan tener certezas. Te propongo que la certeza sea el aceptar el pasado, tal cual fue, y que constituya la base para construir lo nuevo y bueno que puede surgir a partir de aceptar que el pasado no puede cambiarse, pero sí se puede volver a significar aceptando lo que fue.


“Hay un delicado equilibrio entre honrar el pasado y perderse en él.”

Eckhart Tolle


III. Agradecer lo vivido. Por doloroso que sea la experiencia, el agradecer cada día, cada persona y cada experiencia te permite tomar el poder de tu vida valorando lo bueno y lo negativo, sobre todo lo último que es lo que tiene mayor potencial de aprendizaje. Cuando se logra agradecer, de corazón, aquello con lo cual se sufrió también es posible darse cuenta que a la vez logró fortalecerte con la lección aprendida en dicha circunstancia.


“Gratitud es cuando l memoria se da en e el corazón y no en la mente”

Lionel Hamptom


IV. Suelta. Soltar es el acto de mayor desprendimiento que puedes hacer por ti y para ti. Soltar a todo lo que te aferras creyendo que podrán salvarte y sin darte cuenta ese flotador es de plomo y te hunde cada vez más. Soltar es un acto de amor puro y autocuidado porque no necesitas nada más que a ti para estar bien. Creer en ti y en tus capacidades, en que eres lo suficientemente bueno para ti. En que no necesitas agradar a nadie para recibir amor. Soltar es un acto de valentía porque confías en ti mismo, porque nadie más que tú sabe lo que ha vivido, los dolores y alegrías y hacia dónde quieres ir. Suelta para que con las manos vacías recibas lo nuevo, lo bueno que has elegido para ti en ese nuevo ciclo que está próximo a iniciar.


“Lo perfecto es enemigo de lo bueno”

Voltaire





Entonces, apara cerrar un ciclo que se acaba:

Reconocer tus errores y responsabilidades

Aceptar lo que has vivido para aprender de ello

Agradecerlo y

Suelta la experiencia para que puedas recibir nuevas y mejores oportunidades.

4 vistas0 comentarios