No persigas tus sueños, alcánzalos



Estamos viviendo tiempos complejos. La pandemia ha traído a nuestras vivas situaciones que nunca nos había tocado enfrentar. El confinamiento, la cuarentena, limitación de nuestros desplazamientos, la prohibición de hacer la vida como la habíamos tenido hasta marzo de este año y por muchos meses. Dejar de visitar a familiares y otros seres queridos. Cierre de centros comerciales, cines y hasta de plazas y parques. Trabajar desde casa en largas y extenuantes jornadas, la pérdida de la conciencia de los límites personales y laborales desde la jefatura, aunque también desde los trabajadores, porque existe el deseo de cumplir y mantener el trabajo sobre todo en tiempos difíciles.


Debido a lo anterior, las personas han ido analizando y evaluando lo que quieren para su vida, lo que les gustaría y lo que ya no desean mantener. Desde ahí, han ido percibiendo su cuerpo, viviendo más el presente y, por fin, poniéndole más atención a sus sentimientos y emocionalidad. Se preguntan qué es lo que quieren para sus vidas, por qué se sienten tristes, cansados o desmotivados.



Los trastornos del ánimo son unas de las patologías que más han aumentado en tiempos de pandemia debido a todo lo que ya es he mencionado. Sin embargo, para mí, esto tiene un lado positivo que voy a explicar a continuación.


Cuando las prioridades en nuestras vidas, porque me incluyo, estaban dadas desde el prosperar económicamente, muchas veces y sin darnos cuenta, vamos dejando de lado lo que realmente nos hace felices, nuestros sueños y motivaciones. Las cuentas, las deudas o el adquirir bienes materiales como un auto o una casa, etc. fueron apoderándose de nuestras vidas y ganándole espacio a lo que realmente queríamos.


Hoy es momento de recapacitar y hacerle un ajuste a nuestras prioridades pensando en lo que realmente queremos hacer, a lo que queremos dedicarnos de ahora y por los siguientes 10 años, por ejemplo, es el momento de retomar el perseguir nuestros sueños, ser felices y plenos.



¿Qué te hace feliz?



Déjame en los comentarios la respuesta a esta pregunta, para saber más de ti, cuéntame con lo que vibras, cuales son tus sueños, como te imaginas total y completamente plena(o).


La sola idea de perseguir y alcanzar los sueños brinda una energía que te mueve a conseguirlos, se llama motivación.


Recuerdo haber visto hace muchos años atrás, una película en la cual un profesor les enseñaba a unos estudiantes de educación media a ser coherentes con lo que soñaban y querían para sus vidas, incluso yendo más allá de los mandatos familiares… “El club de los poetas muertos”, ¿la recuerdan? Si no la recuerdas o no la has visto, te invito a que lo hagas, está en internet.



Ese profesor les hablaba a sus estudiantes del “Carpe Diem” que era una invitación a aprovechar el momento presente. No quiero profundizar en la película, pero sí en el mensaje de vivir el presente, pensando qué quieres, qué te hace feliz hoy, qué necesitas para estar mejor, para sentirte bien en equilibrio. Entonces, analicemos el Carpe Diem desde la óptica actual.


No estoy diciendo que si el trabajo no nos hace felices lo dejemos, de manera impulsiva e irreflexiva. No estoy invitando a abandonar todo aquello que no nos hace felices. Es todo lo contrario: lo que propongo es pienses qué quieres, qué te hace feliz, según tus sueños y anhelos, que planifiques lo que debes hacer para lograrlo y que ejecutes dicho plan.



Te invito a recordar tus sueños

a planificar como alcanzarlos

e ir tras ellos.


Lo que Carpe Diem invita es a no dejar para mañana lo que puedes hacer hoy. Lo que yo te invito es que eso que haces, cada una de esas acciones sean para lograr tus sueños.


Puede sonar algo existencialista y la verdad es que sí lo es. Porque la vida está hecha para ser feliz y no para pasarlo mal. Entonces, si hoy no eres feliz lo que te propongo es que vuelvas a ser niña(o) y recordar qué imaginabas para ti: ser astronauta, actriz, futbolista, bombero, etc.


Ahora hagámoslo en serio:


1. Cierra tus ojos y visualízate como niña o niña con lo que imaginabas ibas a ser cuando grande.

2. Pon tus manos en tu estómago y siente como respiras, siente como esa adulta, ese adulto respira y siente.

3. Aún con tus ojos cerrados, piensa que es lo que te haría muy feliz, ya sea a nivel familiar o laboral.

4. Visualiza eso que te hace feliz con lujo de detalles, con colores, lugares, acciones, temperatura, personas que involucra, etc. lo más vívido posible.

5. Abre tus ojos y escribe lo que viste, tal cual lo visualizaste.

6. Confecciona un plan de acción para conseguirlo.


Este ejercicio es muy potente porque como ya hemos conversado en artículos anteriores, el varias situaciones nuestro cerebro no distingue a ciencia cierta lo que es real o no y entonces lo vamos programando hacia lo que queremos y nos alejamos de lo que no queremos.



Carpe Diem es vivir hoy lo que construirá el mañana. Es disfrutar hoy. Hay muchas técnicas que nos ayudan a lograr esto también como lo es la meditación, la respiración consciente y el mindfulness. No obstante, lo que estoy planteando es aún mayor. Lo que digo es que una vez que sepas qué sueños quieres alcanzar, confecciones un plan y que en el camino de lograrlo mantengas prácticas de las técnicas mencionadas.


Así que, vive cada uno de tus días como si fuese el último, pero con una idea en mente lograr tu sueño para ser feliz. Es decir, considera hacer algunos cabios en tu vida para disfrutar de los placeres que nos brinda, de los pequeños momentos que construyen la felicidad y a tratar cada vez menos de controlar el futuro, que es incierto.



El futuro es incierto no quieras controlarlo


Ahora, quiero aclarar que no estoy llamando a vivir la vida loca sino más bien a elegir las batallas y a invertir nuestra energía en ello. Que nuestro foco sea controlar los pensamientos y acciones en coherencia con lo que siento y anhelo.


Enfócate en:

  • Estar aquí y ahora

  • Disfrutar cada momento

  • Equilibrar tus sentimientos y pensamientos

  • Fluir para que los eventos negativos te afecten lo menos posible

  • Aprender del error y avanza

  • No culpes ni te culpes

Aléjate de:

  • Pensar en lo que no quieres

  • Controlarlo todo

Con todo esto espero que hayas podido conectarte con tus seños y con lo que realmente vibras para hacer los cambios que tu vida necesita e inicies o retomes el camino para ser feliz.


Un abrazo


7 vistas