Alergias estacionales: ¿Por qué a mi?



Con la llegada de la primavera podemos disfrutar de muchas cosas que anhelábamos durante los meses de frío como las frutas y verduras de la estación, días más calientitos, luminosos y despejados. No obstante, lo que nadie extrañaba eran las alergias.


Con la llegada de la primavera aparecen las terribles “alergias estacionales”


Etimológicamente hablando, la palabra alergia procede del griego “Alos” que significa otro, o diferente o extraño y “Ergos” que significa reacción. Por lo tanto, la alergia es una reacción que la persona experimenta a algo ajeno a sí mismo.


Las personas que sufren de alergias pueden dar cuenta que una reacción exagerada al exponerse a determinada sustancia y que tienen como consecuencia la aparición de síntomas como picazón, ronchas, granos, mayor producción de mucosidad e incluso problemas respiratorios como tos, asma o dificultades para respirar.



Esto sucede como una respuesta del sistema inmunológico y en el cual este sistema está deprimido o disminuido. Es decir, una persona que tiene algún tipo de alergia genera una respuesta hipersensible, es decir, que reacciona más de lo que debería. Por ello, muchas personas se preguntan por qué ellos tienen alergia al plátano o al chocolate, por ejemplo. En este sentido si fuese un problema de la sustancia todos seríamos alérgicos a esos alimentos, pero en el caso de las personas que tienen alergias alimentarias, por ejemplo, es un tema de propio de la persona.


Entonces, cuando la persona se pone en contacto con el alérgeno en su cuerpo se libera inmediatamente una descarga importante de ciertos químicos, como por ejemplo la histamina, que provocará los síntomas denominados “alergias”.


Por ello es por lo que las personas se cuestionan constantemente ¿Por qué se producen las alergias?, ¿Por qué cada vez les da más fuerte o comienzan antes?, ¿Por qué yo tengo esta alergia y mi hermano no? o ¿Por qué a mí? También es válido preguntarnos ¿por qué ante un mismo alérgeno las reacciones son distintas? Ya que una persona puede tener un cuadro de asma, otra una erupción cutánea y otra la nariz congestionada ante un mismo alérgeno.


¿Por qué tengo esta alergia?



Como yo soy una psicóloga con orientación transpersonal, lo que implica que considero al ser humano como un ser integral en donde cuerpo, pensamientos, emociones contribuyen al bienestar y felicidad de la persona. Desde este punto de vista, quiero comentarles que hay numerosos estudios sobre la relación que tienen las emociones con las enfermedades o síntomas, y en particular, en el caso de las alergias. Así, cuando los pensamientos aparecen y las emociones nos inundan los síntomas surgen sin que podamos controlarlos, es decir, no somos conscientes de los mismos. Muchas de estas investigaciones han llegado a la siguiente conclusión y que comparto plenamente:


“Existe una relación entre dolor,

estrés con “traumas” no superados

(gestionados o ignorados)

y que el cuerpo manifiesta en forma

de alarma a través de dolor y enfermedades”


Una de las área muy interesantes que han desarrollado lo anterior, es la Naturopatía, que considera que el cuerpo posee la capacidad de curarse a sí mismo. Está fundamentada en cambios en el estilo de vida y la nutrición, utilizando productos naturales, técnicas y procedimientos.


Dentro de las disciplinas que se encentran en esta parea están la Fisioterapia, Dietética y Nutrición, Aromaterapia, hidroterapia y Balneoterapia, las Flores de Bach y la descodificación biológica.



Esta última, ofrece interesantes respuestas a las preguntas que ya hemos mencionado, ya que considera que las respuestas repetitivas que nuestro cuerpo manifiesta, como las alergias, son un modo en que nuestro cuerpo nos habla, mostrándonos un síntoma asociado a un trauma almacenado en nuestro subconsciente, por lo cual no podemos darnos cuenta de lo que está en su origen y que puede ser tratado sin medicamentos (con terapias complementarias o alternativas).


De este modo, la biodescodificación postula que la alergia aparece como RAIL o pista, asociada al recuerdo registrado por los órganos de los sentidos en el momento de un choque biológico. Es decir, los raíles son memorias registradas por los órganos de los sentidos (gusto, vista, oído, olfato y tacto) y el pensamiento que tuvimos en el instante preciso en el que se produce el trauma o bioshock. Éstos actúan como huellas que se activarán cada vez que la persona se encuentre expuesta a alguno de los elementos grabados en la memoria sensorial, lo que provocará que aparezca la reacción física que llamamos “alergia”.



Para comprender con mayor detalle cómo funciona el raíl, considera que cuando se vive una situación que consideramos dramática, inesperada y que califica como traumática el cerebro graba todo lo que rodea al evento o situación de shock, sin embargo, lo efectúa inconscientemente.


Para que grabar memorias inconscientes


Esto ocurre para que la persona pueda “prevenirse y protegerse” de futuros eventos traumáticos, entonces, si el cerebro registra condiciones similares a la que grabó originalmente como shock enviará señales o síntomas para que nos demos cuenta de ello y reaccionemos defensivamente, evitando el dolor emocional asociado a la situación.



La alergia es un sistema de advertencia de un recuerdo doloroso


En el diccionario de BIODESCODIFICACIÓN de Joan Marc Vilanova i Pujó, se habla de los traumas asociados a las diferentes alergias para poder analizarlas y trabajarlas, tomando consciencia de su origen y así poder superarlas con terapia psicológica y otras técnicas complementarias como las Flores de Bach o el Ho’oponopono que es una técnica ancestral hawaiana. En mi canal de YouTube tengo algunas meditaciones al respecto, te dejaré un enlace por si deseas escuchar una d esas meditaciones https://youtu.be/VGl8KemSsOk


Volviendo al sentido biológico emocional la alergia es una alerta que busca avisarnos que debemos ponernos a salvo del “agresor” que es una situación, que considera personas, temas y contexto témporo-espacial.


La alergia sucede siempre frente a un conflicto que se ha catalogado inconscientemente como de gran estrés emocional y mental y que supera el límite superior tolerable debido a un shock biológico o emocional-mental. De este modo, el cerebro graba el entorno de la situación y lo etiqueta de "malo o perjudicial" y entonces, al volver a encontrarse con la misma situación reacciona contra el "agresor" anteriormente identificado como "malo".



Joan Marc Vilanova i Pujó explican que algunos síntomas alérgicos tienen su origen transgeneracional, es decir, que el trauma o bioshock se ha transmitido de generación en generación, lo que atribuye aproximadamente al 10% de las alergias. El otro 90% de las alergias existen por la hipersensibilidad al conflicto programado y se desencadena la sintomatología.


La naturopatía habla de síntomas psicosomáticos y desde ahí entonces las alergias en su origen y como se manifiestan brindan información relevante para su tratamiento. Así, para entender la alergia y su reacción asociada debe entenderse que la inflamación provocada por la liberación de histamina significa un no quiero o no puedo estar en contacto con el acontecimiento traumático (alergeno) ya que volveré a pasarlo muy mal”.


Según la recopilación hecha por Joan Marc Vilanova i Pujó , algunos ejemplos de alergias, su trauma asociado son:


1. ALERGIA a la LECHE: el conflicto es que la leche es la "madre". Entonces, la separación + Función materna con una madre negativa o tóxica, genera la alergia a los lácteos nos permite NO entrar en contacto con mamá tóxica.


2. ALERGIA a los ANIMALES: el conflicto es buscar un momento en que hubo un shock relacionada con el animal. Por ejemplo: "Vi a mi gatito atropellado al volver a casa" o "Un día casi me muerde un perro". O también: Una separación con el padre, en una discusión fuerte con él, el consultante estaba acariciando el gato, o simplemente una foto del gato. Otra forma de verlo es el símbolo psicológico del animal, así por ejemplo:

Abeja: La industria, lo social, la riqueza, el alma, la diligencia y la elocuencia.

Araña: Son símbolo de la energía femenina, agresiva, del miedo a la castración y representa a una mujer dominante, peligrosa, traicionera y feroz; son un miedo a la entrega.

Caballo: La tierra, la madre, la libertad, el viento, la nobleza y la intuición, la inteligencia, la tenacidad, la amistad y vitalidad.

Conejo: El sexo, afrontar el miedo.

Gato: Independencia.

Roedores: El miedo y el alimento físico.



3. ALERGIA al GLUTEN, el pan es la familia o ambiente familiar y el conflicto es de cohesión. Se resiente con pensamiento o sentimiento tales como: "Me han echado de mi familia".


4. ALERGIA al LÁTEX, el conflicto se interpreta como que el látex es la piel, el contacto. El conflicto es de separación. Le tendremos que sumar el significado de la parte del cuerpo donde se dé la alergia. Pie=madre, mano=padre, etc.


5. ALERGIA al POLEN, en donde el polen simboliza los amores, la reproducción, el amor, el polen es la parte masculina de las plantas. A menudo se encuentran a la base historias de separaciones amorosas, desencuentros afectivos, etc.



6. ALERGIA al SOL, donde el conflicto es de separación con el padre. El sol es padre. La piel es la separación.


7. ALERGIA en la PIEL, donde el conflicto es de separación. Cuando una reacción alérgica se da en la piel debemos encontrar la relación entre una separación concreta y el contacto con la sustancia que nos produce la alergia. Ejemplo: Una persona alérgica a un medicamento, resulta que cuando era pequeño, su madre tuvo que marcharse un tiempo y lo dejó con su tía. En ese momento el niño estaba tomando el medicamento en cuestión.


¿Qué hacer con la alergia?

1. Ante todo, tomar consciencia de cuando fue la primera vez. Se sugiere que mediante apoyo terapéutico reviva en el tiempo y el espacio la situación.

2. Identificar la reacción alérgica y que zona u órgano afecta.

3. Determinar cuál es el alérgeno, persona, palabra, contexto, etc.

4. Buscar el o los recursos para hacer el cambio emocional.



1 vista