Abraza mágicamente, abraza con el chakra corazón




Ya habrás escuchado que los abrazos son terapéuticos. Se ha comentado bastante de los efectos positivos cuando abrazamos.


Se sabe que los abrazos liberan algunos neurotransmisores relevantes en nuestra vida como lo es la serotonina y la dopamina. La serotonina se asocia con la felicidad, ya que regula los estados de ánimo, nuestro apetito y la sexualidad, aunque también participa en la regulación de nuestro comportamiento social, la memoria y el sueño. La dopamina, por otro lado, también regula el sueño, la motivación, el humor entre otras funciones.


Abrazar también produce una hormona importante, la oxitocina, que entre otras muchas funciones es la encargada de los afectos y de nuestras relaciones con los demás. Por lo tanto, abrazar nos ayuda a bajar los niveles de estrés y ansiedad, relaja los músculos, sube la autoestima, da confianza, es una muestra amor, apoyo y de empatía.


Ahora que ya sabes de la magia de los abrazos, lo interesante es abrazar bien para que se produzcan en nosotros todos estos efectos tan deseados. Entonces, te propongo abrazar con el chakra del corazón.


Hemos visto los efectos neuroquímicos de los abrazos, ahora veremos lo que la energía de un abrazo bien dado puede hacer.

Y ¿cómo es eso? Pues bien, es tan simple como abrazar cruzando los corazones, es decir, que cuando abraces tu cabeza debe quedar a la derecha y la de la otra persona a la izquierda. Es simple, los corazones quedan juntos, laten y sus energías se ecualizan. Esto sucede porque en nuestro cuerpo hay 7 centros principales de energía, se llaman los 7 chakras principales. En el centro del pecho, justo en el corazón, se encuentra el cuarto chakra, llamado cardíaco o cardial.

Cuando abrazamos poniendo en contacto nuestros chakras y sus energías, el lazo que se genera es mucho más fuerte y efectivo, por lo que sus efectos también lo son.


Ya sabes que para disfrutar de la magia de los abrazos debes abrazar con el chakra del corazón…


#NeurotransmisoresDeFelicidad

#Abrazos

#PsicologíaYEnergía