5 Rituales terapéuticos de despedida


La pandemia del covid- 19 ha traído muchas consecuencias:


· Repercusiones en lo laboral, generando la pérdida de miles de puestos de trabajo y empresas de diverso tamaño, pero sobre todo de pequeñas empresas.

· Fuerte contracción de los ingresos familiares, ante la suspensión de contratos laborales, despidos, cierres de locales y empresas.


· Necesidades de diversos tipos, si bien el abastecimiento está asegurado, se requiere de dinero para adquirir los bienes de primera necesidad, pagar cuentas y compromisos adquiridos previo a la pandemia.


· Se han postergado miles de atenciones de salud, lo que trae la complejización de cuadros que en un inicio no lo eran.


· Pero, sin lugar a duda, la salud de las personas se ha visto afectada seriamente, lo que ha traído consigo muchos fallecimientos al mismo tiempo. Esto colapsa las instituciones encargadas de esta etapa de la vida, lo que lo hace más difícil y doloroso.

Ya hemos hablado en otro artículo del duelo (El covid-19 se ha llevado a un ser querido https://www.psicologiayenergia.com/post/el-covid-19-se-ha-llevado-a-un-ser-querido), de sus etapas y de como enfrentarlos. Si embargo, ante esta nueva situación pandémica se genera la imposibilidad de despedir a nuestro familiar… un día amanece con fiebre, dolor de cuerpo y tos. Obstruido va al hospital y le diagnostican Covid-19. Se le hospitaliza e instala un ventilador mecánico, lo que implica que está en un coma inducido y ya no puedes visitarlo. Se agrava, fallece y no puedes despedirte. Se debe sepultar inmediatamente sin despedidas.

Nuestra cultura tiene instalada la ceremonia de despedida de los dolientes. El velorio y funeral posibilitan la despedida y proceso de duelo. Ante esta nueva realidad, donde no podemos despedirnos, puede producirse un duelo patológico, que implica que queda inconclusa la aceptación de la muerte porque no logró hacer el primer paso que es la despedida, generando en el doliente un duelo que se extiende en el tiempo más de lo esperado.

Para que esto no ocurra, se sugiere que se lleven a cabo rituales terapéuticos de despedida. Estos rituales, instalan en la mente la certeza de haber despedido positivamente al ser querido que falleció y por lo tanto, es posible, iniciar el proceso de duelo de manera sana.


Por eso quiero compartir contigo, 5 rituales terapéuticos que te ayudarán, si están en la situación antes descrita. Elige el que haga más sentido a tu familia y a ti.

5 rituales terapéuticos de despedida

  • Carta: escríbele una carta al ser que acaba de fallecer, donde le digas todo lo que quedó

y no alcanzaste a decirle. El amor que le tienes, lo irrelevante de la discusión que tuvieron, el perdón de las situaciones que quedaron sin conversar, etc. Esta carta puede ser guardada, quemada o sepultada simbólicamente para lograr instalar en la mente que se hizo un cierre.



  • Álbum: es posible que en soledad o en familia, según sientas, puedas construir un álbum con sus fotografías, de manera que en el proceso de construcción de éste se conversen situaciones, momentos especiales y difíciles de la relación con la persona fallecida. De esta manera, se va generando el cierre.


  • Caja de recuerdos: Decorar una caja que se destinará a guardar elementos de la persona fallecida (ropa, joyas, artículos personales, recuerdos, etc.) Esta caja puede, al igual que la carta, guardarse o sepultarse, en una ceremonia simbólica de despedida. Lo ideal es intencionar el gesto de guardar cada artículo con despedirse. Por lo tanto, elige un día y momento que tú y tus familiares cercanos dispongan del tiempo para llevar a cabo dicho ritual. Pueden decir oraciones, cantar algún himno o turnarse para decir palabras de despedida mientras se entierra.


  • Collage: Crear un cuadro, en cartulina u otro papel grande, con imágenes y frases típicas de la persona fallecida. También pueden incluirse situaciones que requieran sanar, conversar y cerrar. Una vez que se finalice su creación, puede quemarse y/o lo puedes enterrar en tu patio. Si vives en departamento puedes guardarlo hasta que la cuarentena se levante, ir hasta la casa de un familiar que tenga patio, o viajar hasta el campo u otro lugar de naturaleza y enterrarlo, generando el cierre y despedida del familiar con una ceremonia simbólica como con la caja.


  • Ritual de luz: consiste en encender una vela cada vez que sientas necesario (a diaria o semanal), y mientras esté encendida hablar con la persona fallecida como si estuviese ahí contigo. Con el tiempo, permitirá cerrar los temas pendientes. Este ritual lo sugiero de manera complementaria a los 4 anteriores.


Perder a un ser amado es una situación muy difícil y la más estresante que una persona puede enfrentar. Por lo tanto, si sientes que esto te supera, recuerda no aislarte y buscar la ayuda de un profesional. Te dejo un abrazo...



69 vistas