5 pasos para un Détox mental



Hoy en día estamos todos complicados por el confinamiento que vivimos producto del covid-19. Nos sentimos ansiosos, asustados, deprimidos, queriendo salir y volver a la “normalidad de la vida”. Sin embargo, olvidamos que antes de la pandemia tampoco estábamos tan bien ni eramos tan felices, el estrés, la rutina y los gatos nos tenían durmiendo mal, sintiéndonos poco tolerantes e infelices.


Calro que, con confinamiento producto de la pandemia o sin él, necesitamos mantenernos con la mente sana y en equilibrio, ya que es la base de la salud mental.


Compartiré contigo la manera en que he logrado desintoxicar mi mente de aquellas cosas que consumían mi energía y realmente no me estaban ayudando a sentirme bien.


Aquí los 5 pasos para el Détox mental


1.- Reconocer los pensamiento rumiantes. Cada día tenemos miles de pensamientos, sin embargo, no nos damos cuenta de que muchos de ellos se repiten. Una y otra vez pensamos en las deudas, en cómo ser más felices con la pareja, en la manera de abordar a nuestros hijos para llevarnos mejor, etc. Lamentablemente, como pensamos lo mismo, no llegamos a un final diferente, siempre arribamos a la misma conclusión y eso, habitualmente, es que no tenemos ni idea de cómo hacerlo.


Lo primero que tenemos que hacer es darnos cuenta de que estamos en uno de eso pensamientos rumiantes, que le damos vuelta y vuelta en la mente y que no lo dejamos ir ni lo resolvemos. Cuando identifiques este tipos de pensamiento, te invito a que lo sueltes, maneja tu mente y di: ¡no más! y cambia de pensamiento a algo que te guste y te haga sentir bien, salte de ese pensamiento pegado y que no aporta, solo gasta tu energía.


2.- Selecciona tus palabras y habla en positivo. Las personas somos buenas para criticar a los demás, para observar y descubrir el error de los otros, sin embargo, no vemos nuestros propios errores. Por eso, la invitación es a que no digas nada que sea hablar mal de alguien, no lo critiques ni lo enjuicies a menos que sea solo para destacar lo positivo de la situación o de las personas. Humberto Maturana dice que el lenguaje construye realidad y Saint Germain dice que donde estén tus pensamientos ahí estarás tú. Por lo tanto, para que estemos en lo bueno, en lo que gusta, en lo que construye y aporta hablemos positivo, porque ahí estarán tus palabras.


3.- Relaciónate con gente positiva. Ya que tu nueva forma de ser, producto de este Détox mental que estamos llevando a cabo, nos está convirtiendo en personas más felices y positivas, relaciónate con gente que sea igual. Evita a quienes se quejan todo el día, o que día tras día le duele algo, nunca están contentos o se lamentan y cuestionan ácidamente de la vida y las circunstancias. Recuerda que las palabras construyen realidad, por lo tanto, que esa no sea tu realidad. Haz lo posible por evitar a esas personas de tu cotidiano e incluso sácalas de tu vida si puedes, así las palabras y vibras positivas de los demás se potenciarán con las tuyas y, por ley de atracción, atraerás más de eso bueno a tu vida. Hazlo permanente y verás de lo que te estoy hablando (eso incluye a los quejones y criticones de las redes sociales).

4.- Respira conscientemente. Nuestra respiración es un acto inconsciente, no ponemos atención a ella y de todas maneras ocurre. Pero, si le pusiéramos atención, nos daríamos cuenta de que en muchos momentos del día respiramos cortito y realmente nuestros pulmones no se llenan de aire. Eso se traduce en mala oxigenación de nuestro cerebro, lo que puede provocar fatiga, desconcentración y dolores de cabeza. Para respirar conscientemente, debes sentarte en un lugar tranquilo, y simplemente poner atención en como entra y sale el aire de tus pulmones, una y otra vez. Una vez tengas esta consciencia, toma más aire e incluso más aún, llenando de tal modo tus pulmones que ya no le entre nada más. Un buen dato es que para que esto pase, debes respirar incluso soltando el estómago, el vientre sale y el diafragma baja y los pulmones tienen mayor capacidad.

Te recomiendo realizar este ejercicio para iniciar y finalizar el día, ya que la respiración consciente es la base de una buena relajación.


5.- Agradece. Empezar y finalizar el día dando gracias por todo lo que tenemos alimenta los pensamientos positivos y les quita lugar a los rumiantes. Además, sube el nivel de frecuencia energética que tienes y, ya sabes, por ley de atracción, atraerás más cosas buenas como las que agradeces. Si finalizas tu día agradeciendo, además es lo último que tu mente capta y eso la programa. Las programaciones o patrones mentales guían nuestros pensamientos limitándolos o abriendo caminos, por lo tanto, si la programación que tenemos aporta a lo bueno, a crear, a construir, verás que cosas buenas comienzan a materializarse en tu vida.




Si tienes alguna duda de cómo poner en práctica estos consejos, escribe en los comentarios o comunícate conmigo, no lo dudes...


#PsicologíaYEnergia

#DétoxMental

#Autocuidado

#SentirseBien

62 vistas